Problemas de pareja

Son muchos los problemas que pueden darse en una pareja. Por ejemplo, conflictos que se pretenden evitar pero que la convivencia desata sin remedio, pérdida de ilusión por parte de uno o ambos miembros o la ruptura de la confianza. Aunque cada caso requiere un análisis detallado, en los problemas de pareja siempre se identifican dos causas: una comunicación deficiente y la ausencia de actividades agradables en común..

El amor es, al mismo tiempo, la causa de que dos personas estén juntas y la consecuencia de mantener una buena comunicación y un proyecto común. Por eso muchos de los problemas que afectan a la pareja se pueden resolver si se trabaja sobre estos dos puntos.

La comunicación en la pareja es más complicada que en cualquier otro ámbito (amistades, familia o trabajo) porque suele estar condicionada por las altas expectativas sobre la otra persona. De la pareja se espera comprensión absoluta e instantánea y, cuando esto no ocurre, se vive como una amenaza o una falta de amor. En muchas ocasiones las discusiones de pareja se mantienen porque los dos esperan “ganar” para ver reafirmado su punto de vista, y así sentirse respetado. En estos casos, resolver el problema y cuidar la relación dejan de ser objetivos prioritarios.

Cuando hay problemas en la convivencia, lo normal es que alguno de los miembros se aleje y se retraiga, manteniendo una actitud defensiva que estropea cualquier actividad agradable. Es entonces cuando aparecen la sensación de desenamoramiento. Junto con la mejora en la comunicación, es importante trabajar este punto, ya que en la rutina cotidiana es donde una pareja se consolida y disfruta.