Mi forma de trabajar

1. EL TRABAJO ES ACTIVO POR AMBAS PARTES
No sirve de nada que te sientas fenomenal en sesión si después sales por la puerta del despacho y todo sigue igual. Para que esto no pase, el trabajo que hagamos en sesión debe generalizarse a tu vida cotidiana a través de la puesta en práctica de las pautas y técnicas que establezcamos en sesión.

2. TRABAJAMOS POR OBJETIVOS
Para mí una terapia no consiste en hablar, sino en establecer un plan de acción para alcanzar objetivos concretos que te hagan sentir mejor. Con unos objetivos por escrito tendrás claro qué vas a conseguir y valorar hasta qué punto se cumplen tus expectativas. De esta manera tendrás mucho más control sobre el proceso.

3. ES EL PSICÓLOGO QUIEN HABLA TU IDIOMA, NO AL REVÉS
Un profesional sabe manejar un lenguaje técnico, pero un buen profesional es capaz adaptar ese lenguaje para que sus clientes lo entiendan. Además, un proceso terapéutico sólo será exitoso si entiendes por qué y para qué haces las cosas. En ese sentido, yo dedico gran parte de sesión a explicar los procesos y las pautas que se ponen en marcha, para que tú también puedas decidir.

4. NOS CENTRAREMOS EN LO QUE TE PASA AHORA
Conocer el origen de los problemas es muy importante por muchas razones, pero sobre todo para poder hacer cambios en el aquí y el ahora. El pasado no se puede cambiar, lo fundamental es cambiar lo que te hace sufrir a partir del momento actual, que es el único en el que tenemos capacidad de hacer cambios.

JMC_Logo_CMYK_pos_2tintas