infancia y


adolescencia

Desde que nacen hasta que se convierten en adultos, los hijos son una responsabilidad que se vive constantemente con gran preocupación. La buena noticia es que el desarrollo de un niño o adolescente depende en gran medida del comportamiento de los padres y esto permite adquirir un importante control sobre su educación y bienestar.

En todos los momentos importantes de su vida, los niños y adolescentes requieren del apoyo y dirección de sus padres para superar innumerables hitos (instaurar hábitos de sueño y alimentación, rabietas, adaptación al colegio, rendimiento escolar, las tensiones de la adolescencia). Estas situaciones vienen acompañadas de dificultades que son partes inevitables de su aprendizaje. Sin embargo, cuando algún problema empieza a interferir en su desarrollo, la preocupación de los padres pasa a otro nivel. A la preocupación se le suman las dudas: ¿cuál es la mejor forma de ayudarle?, ¿tengo que mantenerme firme y autoritario, o actuar como un amigo?, ¿se trata de una fase normal, o de un problema en su desarrollo?, ¿me estaré preocupando demasiado? Y, en definitiva, ¿lo estaré haciendo bien?

Un psicólogo es, en muchos casos, el profesional que ayuda a resolver estas dudas y ofrecer pautas que ayuden a padres e hijos a encontrar un equilibrio que favorezca su desarrollo. Para ello, los padres pueden aprender pautas concretas y adaptadas a cada problema que promuevan cambios beneficiosos para sus hijos. .

para valorar tu situación personal, podemos tener una sesión informativa

llama al 661 992 042