Terapia

Una terapia psicológica es un proceso de aprendizaje.

Primero aprendes a entenderte y a explicar tu propia conducta.

Después se aprenden estrategias de afrontamiento más efectivas para tus problemas del día a día.
suprimir web2 grande

Para que este proceso dé buenos resultados, yo me baso en los siguientes principios:

1) Objetivos

Para que una terapia no acabe convertida en cháchara, es importante contar con unos objetivos claros y específicos que guíen el proceso. Así podrás valorar los avances que vamos consiguiendo

2) Técnicas y pautas

A terapia no solo se viene a hablar. Se viene a conseguir cambios. Para eso, trabajaremos con técnicas y pautas de intervención concretas que se pueden aplicar en día a día para solucionar los problemas.

3) Aprendizaje

El fin último de una terapia es aprender formas más adaptativas de afrontar los problemas de la vida. Para conseguir tus objetivos personales y eliminar el sufrimiento innecesario.

4) Rigor

Un método riguroso se basa en explicaciones sensatas y en técnicas de intervención que han demostrado su eficacia, tanto en investigación experimental como aplicada. El sufrimiento ajeno es un tema muy serio que nos obliga a actuar con el mayor rigor posible para que nuestro trabajo ofrezca garantías éticas.